Logo

Our Posts

CONFLICTO INSSSEP- FEDERACIÓN MÉDICA- ASOCIACIÓN DE CLÍNICAS Y SANATORIOS – Previsibles consecuencias:  

Los habitantes de la provincia del Chaco asistimos con prudente tolerancia, y , tal vez, excesiva pasividad, a este conflicto de intereses, suscitado entre colosos: por una parte, la mayor obra social provincial, y por la otra, las dos mayores entidades representativas del sector médico y sanatorial.

Las posiciones de ambas partes, son ampliamente conocidas por todos, ya que han sido publicitadas en cuantiosas solicitadas; sí he de detenerme, brevemente, en algunas previsibles consecuencias, que ya asoman tímidamente.

  1. a)Antecedentes de la cuestión:

Es de público conocimiento que las instituciones sanatoriales, casi en su totalidad, han cerrado sus puertas; aunque hasta el momento, algunas de ellas, continúan atendiendo las personas internadas, con algo menos de un mínimo de personal, médicos, provisión de medicamentos, etc.. Es decir reduciendo a la mínima expresión la asistencia médica y sanatorial.

No he de ingresar a las bases del conflicto entre ambas partes, con posiciones que hasta el momento lucen irreductibles.

No existen dudas, a mi criterio, que no pueden mantenerse los precios tabulados para las prestaciones sanatoriales y médicas, fijados hace una década; máxime con el incremento que sufrieron los insumos hospitalarios, y medicamentos; producto, principalmente, de la salida del régimen de convertibilidad.

Menos análisis resiste la forma en como se está pagando al sector médico y sanatorial por la prestación del servicio. Que un profesional médico cobre la suma de pesos cuatro, aproximadamente, por una consulta, y lo haga a los 60 o 90 días, realmente es una circunstancia que tendría que avergonzarnos a todos, no sólo a los directivos de la obra social.

No obstante lo expuesto, también sería atendible la posición de la obra social, que, según deja ver en sus solicitadas, expone sufrir una sobrefacturación por parte de las entidades sanatoriales, como forma de compensar los costos por el atraso en los precios fijados por los servicios prestados a sus asociados.

Estas circunstancias han provocado que hoy la población del Chaco carezca de centros privados de atención médica, quedando como única alternativa, la concurrencia a hospitales públicos.-

  1. b)      Consecuencias previsibles:
  1. 1)                 La primera, y, obvia, aunque seguramente será negada por ambas partes, y se volverá a cargar las tintas contra los profesionales del derecho: El incremento de los casos de negligencias médicas.

A esta altura de los acontecimientos, entiendo, no se podrá negar que sanatorios, atendiendo ya sin personal adecuado, médicos, medios etc., a personas que aún están internadas, están expuestos a cometer, o incrementar los casos por mala praxis, -médica o Sanatorial -; entendida esta como: “ todo daño –físico o psíquico- sufrido por la persona afectada, como consecuencia de una deficiente atención médico – asistencial, y/o no ajustada a los que la lex artis indica para la atención del caso concreto”.

Seguramente los directivos de la Federación Médica del Chaco, y la Asociación de Clínicas y Sanatorios, sostendrán lo contrario, y seremos los abogados los causantes de ese incremento; pero la realidad nos indica que se han aumentado las consultas de familiares de personas internadas, que estarían próximas a ser trasladadas al Hospital Julio C Perrando, por ej., quejándose por las pésima atención, y requiriendo alguna medida de la justicia para que se restablezca la asistencia médica en debida forma.

  1. 2)                 La segunda, una masiva suspensión del personal sanatorial; y eventualmente, el despido de ellos por el cierre de las instituciones sanatorial.-
  2. 3)                 Las acciones judiciales que llevarán adelante las demás obras sociales, que sí están pagando por sus asociados, y estos no pueden recibir atención médica de las Clínicas privadas.
  3. 4)                 La saturación de la atención de pacientes, por parte de los hospitales públicos, que, pese a las manifestaciones públicas del ministerio afectado, ya estaban colapsadas antes del conflicto. Extremo este fácil de ser comprobado, con solo concurrir al Hospital Julio C. Perrando y consultar con las personas que deben hacer varias horas de colas, pueden interrogárselas sobre la atención que reciben, si les proveen los medicamentos indicados por el profesional médico, fechas fijadas para operaciones programadas, etc.-
  1. c)Conclusión:

Sí realmente interesa a las partes solucionar el conflicto, deben comenzar por sincerarse, y comenzar el diálogo, “razonablemente”.-.

Los que es indiscutible, es que los hospitales públicos son impotentes para atender la salud de toda la provincia; y menos aún en forma diligente.

Los miles de puestos de trabajo que se perderán, no dejan de ser una situación de extrema gravedad. El costo dinerario por el que puede resultar condenada la provincia; tampoco.

Resumiendo, el estado provincial tiene a su cargo la atención de la salud pública, y es responsable por su deficiente prestación.

Estando los hospitales desfasados en cuanto a personal, médicos, y medios, vislumbran una atención deficiente, la cual, de ocurrir y provocar un daño a la persona, generará responsabilidad civil para la provincia del Chaco por los daños y perjuicios que sufra el paciente afectado, o sus familiares.

Por último, el costo millonario que puede surgir de este conflicto , lo pagaremos, como siempre, el pueblo del Chaco.

Especial para

DIARIO NORTE.-

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.