Logo

Our Posts

MUERTE DIGNA O ENCARNIZAMIENTO TERAPEUTICO

El tema a abordar, de  relevante importancia  jurídica, moral, y religiosa, que genera posiciones diametralmente encontradas,    el cual está en  debate público por el tratamiento  legislativo  que se está llevando a cabo,  me llevan a volcar algunas líneas.  

Sin dudas, la “muerte” como     circunstancia indefectible e irreversible en todo ser humano, es algo que no nos gusta tratar; puede ocurrir que ello acontezca en forma no traumática o dolorosa para la persona y su entrono familiar, producto del  devenir normal, ya sea por enfermedades, fallas multiorgánicas, accidentes etc.; o puede ocurrir todo lo contario; que ello ocurra en forma dolorosas para el ser humano,  y su entorno familiar. Son los casos que a diario palpamos, enfermos en situación de coma irreversible, o  con muerte cerebral entre otros tantos, que solo se mantienen por la aparatología que les permite respirar y alimentarse.  

Es aquí donde se plantea el problema jurídico, ético  y religioso, tanto para los profesionales médicos, como para los miembros de su entorno familiar y la sociedad en su conjunto.

La pregunta central es ¿hasta que punto prolongar esta situación, llamémosle  de “vida” del paciente”.?. ¿Cuándo  la ciencia médica está en condiciones de afirmar que el paciente está en coma irreversible?, ¿ cuando no existen posibilidades de mejoría o cura para su dolencia.?, etc.

Convergen sobre el tema principios religiosos , éticos, morales, y jurídicos.

Escribió mi querido amigo, y coautor de la obra DAÑO MÉDICO, el Dr. Manuel Cumplido, primer médico legista de Córdoba, y otrora presidente de la Asociación Latinoamericana de Derecho Médica, un capítulo sobre “muerte digna”, y decía:

“La 22 Asamblea Médica Mundial, de Sydeney, Australia, Agosto1968 y enmendada por la 35 Asamblea Médica Mundial, Venecia Italia 1983…”1.-En la mayoría de los Países, la determinación de la muerte es responsabilidad legal del médico y esa posición debe mantenerse.  2.-Sin embargo dos aspectos de la medicina  moderna obligan  a estudiar más a fondo  la cuestión del momento de la muerte: a) La posibilidad de mantener por medios artificiales la circulación de sangre oxigenada a través de tejidos del cuerpo que pueden haber sido dañados irreversiblemente. B) La utilización de los órganos, tomados del muerto para su trasplante. 3.-Es esencial determinar el cese irreversible de todas las funciones del cerebro, incluso del tronco cerebral. 4.- La determinación del momento de la muerte vuelve éticamente admisible cesar los intentos de reanimación ,y en los Países en donde la ley lo permite, utilizar los órganos del muerto, siempre que se hayan cumplido con los requisitos legales respecto a su consentimiento….” Ed. Mediterránea, pag, 391.-

Mucho se ha escrito sobre la Eutanasia (eu= bueno; tanatos= muerto), que literalmente significa buena muerte; que puede ser activa o pasiva. La  Ortotansia , la muerte en buenas condiciones. El “encarnizamiento terapéutico, también denominado ensañamiento terapéutico, que  es la aplicación de tratamientos inútiles, o si son útiles, desproporcionadamente molestos o caros para el resultado que se espere de ellos.  La distanasia, que es la muerte en malas condiciones, con dolor o molestias. Etc.

Holanda fue el primer País del mundo que legalizó en abril del 2002 la eutanasia. Su ley permite poner término  a la vida de un paciente  que padece una enfermedad incurable acompañada  de un sufrimiento físico o sicológico  insoportable y que ha expresado  el deseo de morir  de modo conciente y reiterado. Un segundo médico  debe certificar  que se cumplas estas condiciones y una comisión formada  por juristas médicos,  y expertos en ética radicará pos mortem que el procedimiento seguido  se ha ajustado a la ley..  Sin embargo no sirve para aquellos casos en que no hay voluntad expresa  de morir por parte del enfermo…”

Bélgica Fue el segundo País que legalizó en mayo de 2002 la Eutansaia..  “. En Francia

 y otros países europeos se estudia la forma de perfeccionar la legislación en este sentido.

Analizar un tema de tanta magnitud y criterios tan encontrados sobre el mismo, en un medio tan acotado como este, sería una cuestión que difícilmente podríamos llevar a buen puerto, pero sí nos sirve el espacio brindado por Diario Norte  para poner el tema en el tapete de discusión pública, e  ir planteándonos interioramente la cuestión;  formar nuestra posición al respecto y , por los canales pertinentes, hacerlas llegar a nuestros legisladores, a fin de plasmar normativamente la solución. 

Hoy, los profesionales médicos  y pacientes terminales, encuentran un vacío legislativo para resolver situaciones como las planteadas y tantas otras, que provocan sufrimientos y gastos innecesarios ante el irremediable desenlace.

No desconocemos que es un tema  difícil. ¿ Un enfermo  con vida vegetativa, sin ninguna posibilidad de recuperación, y que puede estar conectado por años a una máquina que mantenga oxigenada su sangre, tiene sentido?.  Cuál es el costo económico para  la sociedad de mantener esa situación?. ¿ Cuál es el coso sicológico que tienen que soportar sus familiar  por ese “satu quo”, irreversible?. ¿El paciente, en uso de su raciocinio,  y plenas facultades mentales, tiene poder de decisión respecto de su vida, por ejemplo en el caso de pacientes cuadrapléjicos?. ¿Es ético y moral prolongar la agonía y sufrimiento del paciente y sus familiares? Etc.  

Estos son algunos de los interrogantes que nuestros legisladores deberán ir analizando para plasmar en  ley pertinente.

Tal vez la orientación de la CSJN en el caso Bahamondez, que fue  aquel en que un testigo de Jeová se negó a ser trasfundido, los médicos plantearon una medida judicial para que se los autorice, contra la voluntad del paciente,  y cuya decisión –la del paciente-, el máximo órgano judicial avaló con su fallo, tal vez sirva de luz en la decisión legislativa a tomarse.

Especial para

DIARIO NORTE.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.