Logo

Our Posts

DESALOJOS JUDICIALES: “CIVILIZACIÓN O BARBARIE”

Tuvimos la intención de guardar silencio luego de los actos acontecidos en la vecina provincia de Formosa, por aquel desalojo dispuesto judicialmente y que concluyera fatalmente. Hoy los recientes acontecimientos , también de público conocimiento, suscitados en la Villa Soldati, nos incitan a volcar algunas letras sobre el tema, que, lamentablemente, se va reproduciendo en todo el País.

Los antecedentes de “hecho”, son ampliamente conocidos, detengamos nos brevemente en el análisis de fondo de las cuestiones, como forma “pacificar” e intentar algo de razonabilidad y cordura, apegados a la legalidad .

  1. Propiedad Privada:

En la realidad es irrelevante que se trate de propiedad privada o pública, la ocupada ilegítimamente, con clandestinidad o violencia por terceros; pero, sin lugar a dudas, cuando se trata de una propiedad privada, causa mayor estupor y preocupación la inactividad del Estado, quién está obligado, legal y constitucionalmente, a hacerla respetar. El art. 17 de la Constitución Nacional, es claro y preciso:

“La propiedad privada es inviolable, y ningún habitante de la Nación puede ser privado de ella, sino en virtud de sentencia fundada en ley. …”

No caben dudas que ella –la propiedad privada- debe ser respetada, por todos, y debe ser custodiada por el Estado, Nacional o Provincial, lease, el Poder Ejecutivo por medio de las fuerzas de Seguridad, que debe actuar bajo las instrucciones del Poder Judicial , custodio infranqueable del plexo normativo vigente, Constitución Nacional y leyes dictadas en consecuencia.

  1. Los hechos:

Uno en la provincia de Formosa, donde la justicia dispuso el desalojo de una propiedad, instruyó a las fuerzas policiales, las cuales al intentar cumplir el mandato judicial, fueron recibidos, por sus ocupantes con violencia e incluso con el uso de armas, los cuales fueron respondidos por las fuerzas policiales, con los resultados por todos conocidos.

El otro, un lugar público, una plaza, específicamente, ocupada por determinado grupo de personas que resistieron con violencia a las fuerzas de seguridad, también llegando al empleo de uso de armas de fuego; como es de público conocimiento.

Como conclusión, se cuestionó a las fuerzas policiales, por “reprimir”, sostienen; y, por lo menos en la provincia de Bs. As., se dió marcha atrás en la orden de desalojo, no llevándose a cabo la misma, por lo menso hasta el momento en que redactamos el presente. La cuestión institucional o política entre las fuerzas de seguridad de la provincia de Bs. As., merece otro análisis, y escapa al presente.

  1. Algunas reflexiones que sobre el particular nos hacemos, e invito a los lectores de Diario Norte, lo hagan:

Las circunstancias narradas, y otras tantas de las que ya nos hemos hecho cargo en este medio escrito, como ser el tema de los “piquetes” y las responsabilidades civiles y penales que emergen de ellos, principalmente sobre los estados provinciales por no garantizar “la libre circulación” por las rutas del país, derecho amparado constitucionalmente, merecen un profundo análisis porque está en juego el sistema de gobierno que hemos elegido. Ejemplo de ello es lo que actualmente está ocurriendo en Venezuela, donde un presidente, devenido en emperador plenipotenciario, tuvo facultades para cerrar medios de comunicación, ocupar la propiedad privada y expropiarla sin ningún otro procedimiento legal que el de su propia voluntad.

Parecería que exageramos el concepto expuesto, pero tal vez algún lector recuerde el tiempo de los saqueos a supermercados ocurrido en este País, donde los comerciantes estaban expuestos al designio de quienes deseaban saquear y llevar lo que deseaban; el poder de policía estaba ausente por aquellos tiempos. Seguramente recordarán aquel supermercado de av Alverdi, que fue invadido y vaciado, y otros tantos que siguieron la misma suerte.

No queremos y , seguramente, compartirán los lectores apegados al sistema democrático de gobierno, volver a vivir situaciones de esa naturaleza, y si hoy se cuestiona al poder de Policía que intenta cumplir una orden judicial, y al ser recibido a piedrazos, y tiros, obra en consecuencia intentando cumplir su cometido, y recibe sanciones del poder político y hasta el reproche de algún sector de la sociedad, vinculado generalmente a grupos determinados, entiendo comenzamos a transitar un camino incorrecto y peligroso.

Desde ya que no se podría respaldar excesos o comportamientos desmedidos, como el empleo de la fuerza en forma innecesaria. No se trata de eso. Se trata de hacer cumplir la ley, de manejarse dentro del ámbito legal y normativo. Ahora bien, como debería actuar un policía que al intentar cumplir una orden de desalojo, es recibido a los tiros.?.

Nada puede convalidar la violencia, bajo ningún punto de vista. Estos hechos que vemos a diario en los medios, escapan de toda razonabilidad , lógica, y fundamento; y no deberían ser tolerados. Tampoco de aquel miembros de las fuerzas de seguridad, que se “exceda”, “ irrazonablemente” en el uso de los medios para cumplir la orden judicial; pero a no dudarlo, la orden judicial debe ser cumplida, si o sí.

Existen la vías legales para cuestionar la orden judicial impartida, y no son, precisamente, el uso de las armas, y el empleo de la fuerza; hacía esos rumbos debemos campear , y debemos, como sociedad apoyar y respaldar , tanto al poder judicial , como a las fuerzas del orden que intentan su cumplimiento. No perdamos el rumbo, como sociedad, de aquellos grupos que, escudándose en reclamos sociales o bien intencionados, usurpan la propiedad privada, violan la ley, y hasta ponen en peligro vidas humanas, como lamentablemente ha ocurrido .

Por lo menos , en lo personal, tengo la plena convicción que no deseo ver a la Argentina transitar el camino que, la Venezuela de hoy, transita . Para quienes compartan este pensamiento, no nos queda otra alternativa que respaldar la Constitución y leyes dictadas en consecuencia , y exigir de a los tres poderes del estado, su cumplimiento irrestricto. Todavía estamos a tiempo de ser aquel País, otrora granero del mundo, en vías de industrialización; y podríamos, porque no, intentar imitar lo que ha hecho el vecino País, Brasil que emergió de sus cenizas para ser la potencia que hoy es.

Especial para DIARIO NORTE.-

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.