Logo

Our Posts

EL CHACO ANTE UN OPORTUNIDAD QUE NO DEBE DESPERDICIAR.- SALUD PÚBLICA Y MALA PRAXIS.

Son de conocimiento público las diferencias que hemos mantuvimos alguna entidad representativa de profesionales de la medicina, ( Federación Médica del Chaco), como consecuencia del incremento de acciones judiciales en su contra; y abogados de la provincia que incursionamos en el tema relativo a la “mala praxis”. Haciendo uso de la columna que me facilita hace años Diario Norte, vengo analizando aspectos estrictamente jurídicos vinculados con la problemática médica, los cambios doctrinarios y jurisprudenciales, las consecuencias indemnizatorias derivadas de una prestación médica negligente, alternativas para morigerar la litigiosidad, la necesidad de proveer cobertura de seguro de responsabilidad profesional a los Hospitales, y sus profesionales, etc. Ello provocó recientemente, en este medio escrito, un comentario desafortunado de una institución representativa de los Srs. médicos con respecto a mi comportamiento profesional. Aclarado el error en que incurriera la Federación Médica del Chaco al atribuirme conductas impropias, y habiendo hecho pública la aclaración en la cual se deja en claro que las conductas atribuidas en la mentada publicación eran referidas a un contexto general y que nada tenían que ver con el suscripto; doy por concluida la cuestión, y paso a analizar las secuelas positivas que han surgido a partir de la cuestión suscitada.

  1. Preocupación de los profesionales de la medicina y alternativas de reducción en el incremento de causas derivadas de mala práctica médica:

Luego de intercambios de opiniones y posiciones encontradas con profesionales de la medicina que tienen a su cargo la dirección de instituciones que los representan, y expuestos los fundamentos del incremento de las acciones judiciales reclamando la reparación indemnizatoria del daño médico; vamos encontrando puntos de coincidencia. Puntos que, de ser aprovechados, permitirán mejorar la atención de la salud pública, y por ende reducir los casos de negligencias profesionales.

El punto neurálgico de la cuestión, como también es de conocimiento público (recuérdese recientes renuncias de jefes de servicios del Hospital Julio C. Perrando, y la nota realizada el día 5/4/02 al Sr. Ministro de Salud Pública en Diario Norte), es la falta de recursos económicos para los Hospitales, hoy colapsados, principalmente, por la falta de cobertura médica de las mutuales y sistemas prepagos de salud; actualmente en cesación de pagos. No querer reconocer que los Hospitales están desbordados en su capacidad de atención, y que, además carecen de recursos mínimos para prestar una atención médica diligente, significa cerrar los ojos a la realidad. Como tantas veces lo expuse, estas circunstancias actúan como caldo de cultivo en la proliferación de una deficiente atención médica; deficiencia que en algunos casos se traducen en “negligencias médicas”, que a la postre generan reclamos indemnizatorios.-

Por estos argumentos, entiendo que coincidiremos –médicos y abogados-, en que, con una mayor provisión de recursos económicos a nuestros hospitales, se posibilitará una mejor, y más diligente atención de la salud pública. Ello, obviamente, se traducirá en una disminución en los casos de mala praxis, y por ende de las demandas judiciales.-

De acompañarnos la Federación Médica del Chaco, y demás entidades representativas del sector en el concepto expuesto, deberíamos trabajar en forma mancomunada para exigir y obtener del Poder Ejecutivo provincial “modificaciones presupuestarias”, haciendo derivar mayores fondos a los Hospitales públicos, por ser la salud pública un tema prioritario e impostergable de la provincia.-

  1. Juicios de “mala praxis” en trámite y/o a tramitarse:

Conocemos en profundidad la preocupación de los profesionales de la medicina por el incremento en la tramitación de causas judiciales derivadas de la “mala praxis”. Somos conciente de ello, pero, así como el médico al ejercer su profesión, atiende la salud del paciente; los abogados al ejercer la profesión, llevamos el reclamo del paciente damnificado a la justicia; ella será, en definitiva, la que resuelva si existió o no una negligencia médica. De allí parecería que nos encontramos en posiciones enfrentadas, circunstancia que no es del todo correcta.

Partamos de la base incuestionable referente a que las negligencias profesionales han existido, existen, y existirán siempre, en razón de estar siempre presente la posibilidad de cometerse errores en el ejercicio profesional. Lo que sí podemos intentar es “reducir” su producción, tal lo expuesto en el punto anterior .

Aclarado ello, debemos ofrecer alternativas de solución para intentar resolver las demandas indemnizatorias en trámite, o que en el futuro acontezcan.-

c)Algunas alternativas de solución de la litigiosidad:

La provincia cuenta con una ley provincial de “mediación”. El superior Tribunal de Justicia del Chaco ha facilitado la capacitación de mediadores; ha matriculado más de 50 mediadores que hemos sido entrenados para intentar la resolución de conflictos por esta vía. Existen varios centros de mediación habilitados; es más el propio S.T.J.C.H. cuenta con el centro de mediación conexo.

Por ello me pregunto ¿cuál es el fundamento por el que se obstaculiza la derivación de los casos concretos a una instancia de mediación?. Ello en nada altera la etapa judicial del proceso; es un trámite gratuito, que no perjudica, ni beneficia procesalmente a ninguna de las partes, en caso de no arribarse a algún acuerdo; es un proceso confidencial, etc.

En su oportunidad hemos llevado la propuesta al centro de mediación del S.T.J.CH. , el cual recepcionó la inquietud con interés. El Poder ejecutivo, no decide, ni instrumenta, aún, la derivación de las causas en que está demandada la provincia, por casos de mala praxis, a una instancia de mediación; ni encara alternativas de solución para los conflictos .

Sería sumamente beneficioso para los profesionales médicos afectados, para los pacientes damnificados, y para el propio poder judicial, que vería menguada las causas a resolver; que se instrumente la derivación a centros de medicación de expedientes en trámite, y/o de los reclamos que en lo sucesivo se produzcan, con la finalidad de intentarse una solución definitiva .

Este es el segundo punto de encuentro que debemos intentar médicos, abogados, y el estado provincial; para posibilitar alternativas de solución de los conflictos en forma consensuada. De no encontrarlas será, en definitiva, la justicia la que resuelva al respecto.-

El paciente o sus deudos, damnificados por una mala práctica médica, necesitan una solución rápida de su problema.

Los Srs. médicos involucrados en una acción de este tipo, desean una resolución ágil que los desvincule del proceso judicial.

El estado provincial debe afrontar la reparación del daño infringido, derivado de una mala práctica médica, por varios motivos: 1) Por ser el responsable de las pésimas condiciones en que obliga a los profesionales médicos a trabajar. 2) Porque es su responsabilidad la atención de la salud pública. 3) Porque, en definitiva, la ley lo obliga a ello.

Postergar una causa judicial por ocho o diez años, hasta llegar a un fallo definitivo causa mayores, e innecesarios perjuicios para todas las partes, agravando las consecuencias indemnizatorias .

  1. El Chaco ante una posibilidad que no debe desperdiciar:

Médicos y abogados hemos incrementado hace poco las diferencias, por ejercer cada uno la profesión que hemos elegido. Las respectivos colegios o federaciones que nos representan han tomado posición en defensa de sus colegas, como era lógico. Hoy debemos tener la altura y capacidad necesaria para comprender que el tema específico de la “mala praxis” , y su incremento en los reclamos judiciales, deviene fundamentalmente de la crisis económica que atraviesa el País en su conjunto.

Sin medios para realizar los estudios necesarios, sin posibilidad de recetar y proveer los medicamentos que la ciencia médica indica, sin condiciones hospitalarias adecuadas, etc; es lógico y razonable que aumenten los casos de “mala praxis”.

El Chaco puede y debe dar el ejemplo a nivel nacional. Tenemos la posibilidad de hacerlo. Estamos, médicos y abogados, a un paso de encontrar un canal de entendimiento en el cual llevemos por la vía administrativa, o, en su defecto, judicial, el reclamo al Poder ejecutivo para que arbitre los medios a fin de posibilitar : 1) Redistribuir presupuestariamente la provisión de fondos para salud pública. 2) Disponer la derivación a una instancia de mediación de todas las causas judiciales en trámite. 3) Facultar a un representante del Estado Provincial para que integre las cesiones de mediación, con capacidad para aportar alternativas de soluciones. 4) Disponer la canalización por vía administrativa interna, de los reclamos que se presenten por reclamos derivados de presuntas negligencias médicas, a fin de procederse a su estudio, y derivación a centros de mediación.-

De llevarse a cabo un trabajo conjunto de médicos y abogados, en el sentido expuesto , el Chaco habrá dado un paso adelante en la atención de la Salud Pública, marcando un ejemplo digno de ser imitado por las demás provincias.-

Especial para DIARIO NORTE.-

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.