Logo

Our Posts

LA DESPESIFIACIÓN Y SUS CONSECUENCIAS

Conocidos la mayoría de los votos de los miembros de la Corte Suprema de Justicia de la Nación, otorgando andamiaje jurídico a la “despesificación” de deudas, convalidando la declaración de inconstitucionalidad de la normativa que dispone la devolución de los depósitos realizados en Dólares, en la moneda de curso legal, violando los términos contractuales pactados con el ahorrista, podemos sostener, sin temor a equivocarnos, que la “despesifiación” es ya un hecho. Fue primicia de DIARIO NORTE, cuando el 26 de Diciembre del 2001, hacíamos el primer comentario en este medio, y el 2 de Febrero sosteníamos que “La Argentina suspendió la propiedad privada”, al apartarse el decreto- ley 1570/01, y demás normativa dictada en consecuencia, de las disposiciones constitucionales y legales vigentes; motivo por el cual era previsible su declaración inconstitucionalidad. Continúo la ley 25.561, que dispuso la pesificación de deudas; cuyos términos y efectos son ampliamente conocidos por el lector.-

Hoy la C.S.J.N. está próxima a ratificar la decisión de los tribunales de primera y segunda instancia, que en forma unánime, vienen declarando inconstitucional la instauración del denominado “corralito” bancario . Las dudas que restan, simplemente, son de forma; de surte tal que se ocasione el menor daño posible a las partes afectadas –léase a las entidades bancarias- .

Legalmente la C.S.J.N, no puede resolver la cuestión de otra manera. Los ahorristas afectados contrataron con las entidades bancarias, respaldos por la normativa que en su momento les garantizaba la “intangibilidad” de sus depósitos. A posteriori el estado, o algunos funcionarios visionarios, respaldados luego por el poder legislativo, encontraron como solución mágica al desmanejo financiero del estado, la devaluación del signo monetario, saliendo del régimen de convertibilidad, (sin ningún programa económico alternativo), incautando y reprogramando los depósitos de los ahorristas.

Todo insostenible en derecho.-

  1. Secuelas de la Despesificación:

Sí bien es cierto que el fallo de la C.S.J.N. , que verá la luz en breve, se refiere únicamente a un ahorrista que tiene depositada una suma de dinero en una entidad bancaria –Bank Bostón-, y no será extendible de “oficio” a las demás medidas judiciales en trámite; aunque , obviamente, tendrán la misma suerte. A criterio del suscripto la problemática que generarán los considerandos de esa sentencia, son de relevancia mucho mayor que la atribuida por los medios. ¿Qué pasará con las relaciones contractuales en tracto de ejecución, que han utilizado la moneda Estadounidense como medio de cumplimiento?. Es decir, contratos hipotecarios, prendarios, pagarés, y todo otro instrumento privado, por el cual las partes se hayan obligado a pagar en “Dólares Estadounidenses”.

Con el antecedente del fallo que en breve emitirá la C.S.J.N. no quedan dudas que el deudor deberá cumplir su obligación pagando en Dólares Estadounidenses, o en la moneda que sea de curso legal, en cantidad suficiente para adquirir la cantidad de Dólares comprometida.

El Poder Ejecutivo, anoticiado de la decisión del máximo órgano judicial, la C.S.J.N., ha decidido impulsar como “solución” para las partes afectadas, la derivación de los diferendos a una instancia de “mediación obligatoria” . Realmente esto viene a provocar un desgaste legislativo estéril para la problemática planteada. El instituto jurídico de “mediación” ya está instalada por ley en el País, y de hecho las partes hoy pueden contratar los servicios de un mediador debidamente matriculado para intentar salvar las diferencias. Ocurre que de no llegarse a un acuerdo, queda expedita la vía judicial, al igual que lo será con la ley que impulsa hoy el Poder Ejecutivo.

Aunque celebro la actitud del gobierno en impulsar el uso del instituto jurídico de la “mediación” como una alternativa para la solución de conflictos; en el caso concreto que nos convoca, es totalmente ineficaz, y únicamente prolongará la agonía de aquel que creyó en el estado, y su legislación –léase régimen de convertibilidad e intangibilidad de depósitos-, y contrato en Dólares . Su deuda se ha elevado un 350% en un año, con expectativa a elevarse.

Así como los ahorristas tienen el derecho a exigir la devolución de sus depósitos de las entidades bancarias, en la moneda pactada, Dólares Estadounidenses; también la entidades bancarias tendrían el derecho a exigir el cobro de sus créditos en la moneda pactada, Dólares Estadounidenses. Los mismos argumentos que utilizará la C.S.J.N. para condenar a una entidad bancaria a que devuelva los Dólares depositados, seguramente serán expuestos por las entidades bancarias y los particulares para sostener fundadamente el cobro de sus créditos en la moneda pactada; Dolares Estadounidenses; más allá de algunos cuestionamientos puntuales que puedan realizarse en el caso concreto.-

  1. Consecuencias indemnizatorias:

No quedan dudas que ni las entidades bancarias, ni los particulares, son responsables por las consecuencias suscitadas a partir de la salida del régimen de convertibilidad y desvalorización monetaria, que han derivado en esta trágica alteración de las condiciones contractuales pactadas.

El estado deberá afrontar las consecuencias dañosas por su obrar ajurídico. ¿Cuándo? y ¿cómo?; es la gran duda. Es previsible el aluvión de demandas indemnizatorias que deberá soportar, o mejor dicho , deberemos soportar todos por la irresponsabilidad de algunos funcionarios de turno, respaldados por un poder legislativo y sus asesores, que demostraron ser, definitivamente, incapaces para legislar. Lo que es imprevisible es la cantidad de dinero que el Estado volverá a perder como consecuencia de la desafortunda “pesifiación” . “

La pregunta pendiente es : ¿madurará el Estado alguna vez sancionado a quienes nos han llevado a una crisis económica, social y moral, sin precedentes; o seguiremos tomando créditos del exterior para cubrir sus desmanejos ? .-

Especial para DIARIO NORTE.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.