Logo

Our Posts

IMPORTANCIA DE LA HISTORIA CLINICA. SU VALOR PROBATORIO.

Introducción. Consideraciones previas.

Antes de ingresar al tema específico, “importancia de la historia clínica –su valor probatorio-“ ; considero prudente detenerme en algunas consideraciones previas, que hacen a los pilares básicos sobre los cuales se asienta la responsabilidad civil del médico en general.-

En principio debemos señalar que la responsabilidad civil del “médico”, no difiere, sustancialmente, sea cual fuere la especialidad que se trate.

No obstante lo expuesto, sabemos que existe una corriente doctrinaria que pretende diferenciar algunas especialidades como la “cirugía estética”, y la “ginecología”, del resto de las especialidades médicas; asignándoles el carácter de obligaciones de resultado.

Sin lugar a dudas, con relación al campo de la responsabilidad civil de los médicos, los temas centrales radican en los referidos a la “culpa”, su “factor de atribución de responsabilidad”, y “la prueba” de ella.

Debemos partir inicialmente del distingo tradicional, sentado originariamente por Demogue, en obligaciones de “medio”, y de “resultado”.-

Como, acertadamente, lo señala Roberto Vazquez Ferreyra, el distingo clasificatorio es más profundo que el asignado originariamente por el citado jurista Francés; ya que el factor de atribución de responsabilidad será subjetivo, u objetivo, según a cual nos refiramos; y según como clasifiquemos la obligación del galeno.

Si sostuviésemos, -como la mayoría de la doctrina -, que la actividad profesional del médico es de “medios”, o de “actividad” como la llama el maestro Bueres; para imputar responsabilidad al autor habrá que probar la “culpa” de su obrar profesional.

Respecto a la “prueba” de la culpa médica, tema central de la cuestión, como regla general, compartimos la postura que ella recae sobre el “acreedor”, – el damnificado o sus deudos- ; sin perjuicio de tenerse presente las particulares circunstancias de los hechos ventilados en la causa, del gasto procesal realizado por las partes, principalmente por el demandado; donde el principio de la carga dinámica de la prueba, -teoría impulsada por Jorge W. Peyrano-, cobra significativa importancia.

  1. Obligación de medios:

Adherimos a la corriente de pensamiento que encasilla la obligación del médico como una obligación de “medios”, y no de resultados.

En relación a la carga de la prueba de la culpa médica, es determinante a los fines resolutorios, el valor que el magistrado atribuye a las presunciones del casus. Ello ha dado lugar a numerosas interpretaciones, entre otras, la de Atilio Alterini, que nos habla del “favor victimae”, como regla de interpretación:

“…Como el derecho privado moderno ya no mira del lado del autor del acto, sino del lado de la víctima , congruentemente han sido adoptadas diversas soluciones favorables a la situación del damnificado”. Alterini Atilio Anibal “La presunción legal de la culpa como regla de favor victimae”. (–Ed. Biblioteca Jurd. Dike, Medellín. Colombia. 1995).-

Las secuencias sufridas por el cuerpo humano luego de un tratamiento médico específico, o intervención quirúrgica, acontece siempre dentro de los parámetros que la ciencia médica tiene ya previstos para la dolencia tratada. Cuando esta secuencia se altera, o no transcurre de la forma que habitual, y previsiblemente acontece; la presunción de la culpa médica, o negligencia profesional, nacen y cobran relevante importancia, haciendo presumir la responsabilidad del galeno.

De allí el avance jurisprudencial en nuestros tribunales de la teoría impulsada por Jorge W. Peyrano, sobre la aplicación de la “carga dinámica” de la prueba; aunque su aplicación deba ser “excepcional, conforme a la orientación impulsada por el maestro Alberto Bueres, principalmente a partir del fallo de la prestigiosa Sala D, de la CN.C.C. : autos: G.F.M.. Y OTRO c. Centro Médico Lacroze y otros. .

Para el autor de esta corriente procesal –la aplicación de la carga dinámica de la prueba-, significa que: “…La carga de la prueba pesa sobre quién está en mejores condiciones de hacerlo; en el caso concreto, el médico; por ello –sostiene- es él, quién debe probar que actúo con diligencia…”.

¿Quién, mejor que el médico está en condiciones de informar el padecimiento o afección que sufría el paciente, el tratamiento indicado, la medicación recetada, la forma en que abordó el campo quirúrgico, etc.?.

Por su parte, ¿Cómo puede el paciente damnificado, o sus deudos, probar lo que el galeno hizo en el acto quirúrgico, o la medicación que le fue suministrada estando inconsiente, etc.?; de allí la denominada por algunos como la: “prueba diabólica”.

Por estas consideraciones, y otras tantas que podríamos continuar enumerando, cobró vigencia en nuestros tribunales la teoría de la “carga dinámica” en materia probatoria, asignándose relevante importancia a las “presunciones legales” a los fines resolutorios de la causa .

En lo personal, no desechamos de plano la teoría comentada; pero sí adherimos a la posición suavizadora que impone el maestro Bueres, uno de los juristas que, tal vez, más tiempo se haya detenido en el estudio de la responsabilidad civil del médico.

El fallo dictado in re: “G.F.M. C. Centro Médico Lacroze”. CNCiv. D, Febrero 28-996, con voto del maestro Bueres, ha sentado precedentes que difícilmente puedan ser removidos por otras orientaciones doctrinarias que intenten transitar distinto camino; a saber:

-En materia de responsabilidad médica, y como consecuencia de que el deber jurídico central asumido por el médico es de “actividad”, incumbe al paciente la carga de demostrar la culpa de aquel. Dado que en tales obligaciones de actividad, cuya infracción genera responsabilidad subjetiva, el incumplimiento se conforma con la culpa, la demostración de ésta implica la del incumplimiento , al cual, prima facie, debe ir dirigida la prueba.

-La prueba de la mera infracción estructural , o sea la causación del daño médico, no basta para deducir el elemento subjetivo, la culpa, aunque tal transgresión “al alterum non laedere” provoque antijuricidad.

-La distinción entre obligaciones de medios y de resultado tiene valor sustancial, pues sirve para individualizar el factor de atribución de responsabilidad: en las primeras , el criterio de imputación es la culpa; en las segundas , la responsabilidad es objetiva.

-Las dificultades probatorias que debe sortear con frecuencia el paciente para acreditar la culpa del médico, determinan que deba conferirse a la prueba de “presunciones” un elevado valor. Por tanto, evidenciados por el paciente ciertos datos empíricos , el juez debe deducir la culpa médica no probada en forma directa. Así, corresponde considerar probada la culpa si el daño, según la experiencia común, no puede explicarse de otro modo que no sea por la culpa médica, a menos que el demandado aporte prueba eficaz para liberarse de responsabilidad.

-Sí la responsabilidad profesional se funda en la culpa, ésta debe ser, en principio, probada por el actor. Ello sin perjuicio de que el juez tenga en cuenta la importancia de las presunciones judiciales del concepto de carga probatoria dinámica –cuya aplicación es excepcional- , que hace recaer la carga de la prueba en cabeza de aquel que se encuentre en mejor situación de probar.

-La circunstancia de que el médico que intervino quirúrgicamente a la actora carezca de título habilitante para ejercer la especialidad en cuestión y sólo sea un médico residente, configura un hecho generador de una presunción judicial contraria al médico.

-Para individualizar la culpa en que incurrió el médico, una vez analizada la conducta del deudor “en concreto” el juez debe imaginar un tipo “abstracto” de comparación: el profesional diligente , prudente, cuidadoso, medio , del ramo, esto es de la categoría o clase en que pueda encasillarse la conducta del deudor.

-La norma contenida en el art. 909, primera parte del C.C. quiere significar que las condiciones personales, o subjetivas del deudor son irrelevantes, cuando las debilidades, torpeza, falta de formación técnica apropiada, etc. del médico lo sitúan por debajo del modelo abstracto exigible en grado mínimo. En otras palabras, si el profesional demandado era sólo residente, su conducta debe ser conformada, para determinar su responsabilidad, con el obrar del médico especialista en la materia que se trate.-

-La teoría de las cargas probatorias dinámicas no puede aplicarse con criterio general e indiscriminado, sino residual. Por tanto, como constituye un apartamiento excepcional de las normas legales que establecen la distribución de la carga de la prueba, sólo funciona cuando la aplicación rígida o mecánica de la ley conduce a resultados disvaliosos o inicuos.

  1. Obligación de resultados:

Si sostuviéramos que existen especialidades médicas cuya obligación es de “resultado”, como un sector minoritario de la doctrina lo hace respecto a determinadas ramas de la medicina, como ser la Obstetricia y cirugía estética, por ej.; el factor de atribución será “objetivo”, y su autor solo podrá eximirse de responsabilidad probando el caso fortuito o la fuerza mayor, o el hecho de un tercero por el que no debe responder.

La culpa, o falta de ella, no tendrá relevancia en este supuesto.

Es decir que sería irrelevante que el galeno pruebe que actúo con diligencia, probidad, y de acuerdo a lo que la “lex artis” indica.

El profesional que comprometió un resultado específico ante su paciente, y no lo obtuvo –por ej- embellecimiento facial, nacimiento con vida del bebe, etc. -, solo habrá de eximirse probando el caso fortuito o el hecho del tercero por el cual no debe responder; reitero- si adhiriéramos a esta posición..

El factor de atribución de responsabilidad será objetivo .-

En consecuencia, tratándose –para esta corriente-, la responsabilidad civil del médico , de una “obligación de resultado”, su incumplimiento genera responsabilidad objetiva.

El deudor deberá demostrar una causa ajena por la cual no debe responder –el hecho de la víctima , o de un tercero por el que no debe responder, o el caso fortuito- ; por ello la prueba de su culpa, o ausencia de ella, sería estéril como eximente de responsabilidad.

La doctrina y jurisprudencia más generalizada del País, a la cual adherimos, sostiene que la responsabilidad civil del médico, en general, es de “medios”; y, en consecuencia el factor de atribución de responsabilidad es “subjetivo”, debiendo probarse la culpa, o el obrar negligente del deudor.

En conclusión, el distingo clasificatorio expuesto originariamente por Demogue, es más profundo que en lo relativo a la “carga probatoria”, como bien se ha ocupado el maestro Bueres de resaltar en el fallo comentado; ya que determina el factor de atribución de responsabilidad subjetiva, u objetiva, del galeno.

2.- CONSENTIMIENTO INFORMADO: Obligación de informar adecuadamente al paciente:

La información, o el denominado “consentimiento informado”, que debe realizar el médico a su paciente, es una obligación, cuya falta o deficiencia, genera la responsabilidad civil del galeno .

El paciente debe ser adecuadamente informado de la afección que padece, el tratamiento indicado, las alternativas posibles, la intervención quirúrgica que se le practicará, sus posibles secuelas, etc.. De allí el denominado “consentimiento informado”, que el profesional debe requerir de su paciente, luego de imponerlo, adecuadamente, de su dolencia.

La obligación del médico en este sentido, actualmente cuenta con base constitucional : art. 42 C.N. “…Los consumidores y usuarios de bienes y servicios tienen derecho…a una información adecuada y veraz…”

CNCiv. Sala F, 5/2/98, autos: M.A.N. C. E.S. J.A.1999-II-620. “…El derecho de los pacientes a recibir información constituye un mecanismo idóneo para evitar consecuencias perjudiciales, permite el derecho a optar…”.

“…Esta es una obligación que, actualmente, pesa sobre todos los profesionales de la salud…”. ED 1987-893, p. 50.

El consentimiento informado es una institución necesaria para conseguir la libertad del enfermo, que necesita información adecuada para poder decidir sobre su salud y su vida. Antiguamente a esta figura se le daba menos importancia que en la actualidad debido a cierta tendencia paternalista de la mayoría de los profesionales médicos, los cuales actuaban buscando lo mejor para el enfermo, pero dejando a un lado su derecho a decidir.

Derecho comparado: España:

“…Con la promulgación de la Ley General de Sanidad (año 1986) la información se consagra como un derecho de los pacientes y correlativamente como una obligación de los médicos (artículo 10), pudiendo provocar la infracción de esta obligación, como ocurre en el supuesto analizado, que el médico incurra en responsabilidad a pesar de que su actuación sea diligente. El consentimiento informado debe extenderse no sólo al diagnóstico, pronóstico y eventuales alternativas de tratamiento, sino también a los riesgos que puedan presentarse en la evolución del tratamiento y a los medios de que disponga el centro en el que éste va a afrontarse, debiendo de prestarse de manera continuada durante todo el tiempo que se prolongue el proceso y en términos que resulten adecuados y comprensibles para el enfermo y para los familiares que le acompañen.

La importancia de que la forma del consentimiento informado sea verbal o escrita radica en que en supuestos de forma escrita se invierte la carga de la prueba, de manera que si se acredita la existencia de un documento de consentimiento informado firmado por el paciente en principio, y salvo que se pruebe lo contrario, se considera que el médico ha cumplido con su obligación de informar, pero desgraciadamente esto está llevando a que en la práctica se esté perdiendo la esencia de lo que se pretendía con la figura del consentimiento informado, es decir informar a los pacientes, encontrándonos con la situación no poco habitual en la que los pacientes antes de ser intervenidos firman un montón de documentos de consentimiento informado que no cumplen los requisitos recomendables y sin que realmente se les esté informando adecuadamente, situación ésta por la que están empezando a surgir sentencias de los tribunales en las que se considera que no se ha cumplido adecuadamente la obligación de informar a pesar de la constancia de un documento de consentimiento informado firmado por el paciente y aparentemente correcto. ..”

3.- Valoración probatoria de la culpa médica:

Estando en juego la vida humana, le es exigible al profesional de la medicina el máximo de diligencia en el desempeño de su actividad específica.

En nuestros tribunales, aunque la posición jurídica esgrimida, aún se no haya instalado con la fuerza que pretendemos, podemos sostener, que las nuevas orientaciones jurisprudenciales se van encolumnado hacía ella.

Es positivo el flujo de aportes doctrinarios, que se formulan respecto a la “responsabilidad civil del médico” , y podríamos decir, sin temor a equivocarnos, que se va perforando la idea originaria relativa a que el profesional médico debía permanecer estanco, inmutable, sin comprometerse en el desgaste procesal de la causa, y sin aportar los elementos fácticos que determinaban su obrar diligente.

Hoy, gracias a estas nuevas corrientes de pensamiento, debe el profesional médico cuestionado, comprometerse en el proceso, y “probar” que su accionar ha sido acorde a lo que la “lex artis” indica..

Caso contrario, y ante el avance jurisprudencial de la importancia que se viene atribuyendo a la actitud procesal asumida por las partes, las presunciones legales, el principio de la carga dinámica de la prueba, etc.; seguramente habrá de recibir el reproche legal correspondiente.

Concluyo con mi posición respecto a la carga de la prueba de la culpa médica:

Ella pesa, en principio, sobre el paciente –damnificado o sus deudos-; sin perjuicio de ser “compartida” con el deudor, debiendo el profesional médico realizar el desgaste procesal necesario para aportar los elementos fácticos que acrediten su obrar diligente.

Es de relevante importancia el valor atribuido a las presunciones legales, debiendo aplicarse el principio de la carga dinámica de la prueba, con carácter residual, excepcionalmente.

4) HISTORIA CLÍNICA: VALORACIÓN E IMPORTANCIA PROBATORIA:

Entramos aquí al tema puntual de esta ponencia, y es “la historia clínica, y su valor probatorio”.

Como veremos este es el medio probatorio por excelencia, tanto para acreditar la “diligencia” del profesional médico, como para demostrar el apartamiento de las pautas fijadas por la lex artis para el tratamiento del caso concreto.

En la realidad, y con el avance de las acciones por responsabilidad profesional, los profesionales de la medicina vienen prestando un poco más de atención en la confección de la historia clínica del paciente; aunque no con la formalidad e importancia que ella merece.

La historia clínica ha sido definida como “ la relación ordenada y detallada de todos los datos y conocimientos, tanto anteriores, personales, y familiares, como actuales, relativos a un enfermo, que sirve de base para el juicio acabado de la enfermedad actual…”. Compartiendo la opinión de Roberto Vazquez Ferreyra, la definición en insuficiente, a nuestro criterio, ya que la historia clínica debe llevar, no solamente los datos y conocimientos anteriores, personales y familiares del paciente, sino también “… la ficha de anamesis , los estudios ordenados y realizados , el diagnóstico, la terapia o tratamiento a aplicar, la evolución del paciente y los resultados logrados, la medicación suministrada; en caso de cirugía , el correspondiente protocolo quirúrgico, donde deberá constar detalladamente la integración del equipo médico interviniente, el parte anestésico, los estudios complementarios, la ubicación del paciente dentro del establecimiento asistencial, el personal médico y paramédico que la ha atendido, etc. Es decir todos los datos que de una manera precisa y completa detallan el servicio médico y auxiliar suministrado…”.-

Es pacífica la doctrina al sostener la importancia de la historia clínica al momento de resolver sobre la culpa o falta de ella, por parte del profesional médico o su equipo: así lo han sostenido por ej:

-Ghersi: “…La instrumentación de las distintas secuencias médicas en la vida del paciente, para juzgar la responsabilidad del galeno, y sobre todo para darnos la clave en la relación causalidad…” Ghersi Carlos. Responsabilidad por prestación médico asistencial., p. 97 ed. Hamburabí 1987.-

-Andorno: “…Resulta de interés recordar que indudablemente , la instrumentación de las distintas secuencias médicas en la vida del paciente es de una importancia trascendente para juzgar la responsabilidad de daños producidos al enfermo, ya que puede darnos la clave de la mencionada relación de causalidad . De allí por tanto el valor que tiene en esta materia la denominada historia clínica…”. Andorno Luis. “Responsabilidad Civil médica. Deber de los facultativos. Valor de las presunciones judiciales. Responsabilidad civil de las clínicas y establecimientos médicos.” JA 1990-II-76.-

La jurisprudencia, reiterada y sostenidamente, ha resuelto que “…la confección incompleta de la historia clínica constituye una presunción en contra de la pretensión eximitoria del profesional…” Cciv. Y Com. San Nicolás 24/3/94, autos “Romang Ciuza, Ramona c. G.L. , JA semanario del 15/3/95.-

“…La historia clínica , ese documento médico, es la mejor fuente de información para evaluar la calidad de la atención brindada al paciente, siendo un derecho de éste que se deje constancia en el mismo de todo lo que se realiza , para entre otros supuestos, ser en su momento evaluado, detenidamente, según su resultado, el comportamiento médico desde diferentes ángulos, técnico, legal, administrativo, ( Civil y Com. Sala “, morón 28/2/91, Juris, 87-168.-

Es frecuente, lamentablemente, que la “historia clínica” sea confeccionada a posteriori del evento dañoso, de suerte tal que el profesional médico intenta, “dibujando” datos técnicos , colocarse en una situación que haga evidenciar el cumplimiento de las reglas impuestas a su arte o profesión.

Esa actitud, al ser puesta de manifiesto por datos empíricos que surgen de dictámenes periciales posteriores, o por otros medios probatorios arrimados a la causa, evidencian la negligencia del galeno, y/o la intención deliberada de disimularla, haciendo presumir su responsabilidad en la producción del evento dañoso.

“…Sí la historia clínica describe la existencia de un parto normal, cuando en la realidad , de las otras pruebas rendidas en la causa surge que existió sufrimiento fetal, con aspiración de líquido amniótico meconial, que produjo a la postre la muerte de la recién nacida, debe restarse valor probatorio a la misma. Ello es así por cuanto la historia clínica es un instrumento confeccionado por la propia parte accionada ( es el médico quien la confecciona): luego los elementos que de ella surjan, en principio, requieren para quien lo hizo el respaldo distinto y corroborante que demuestre la verdad de lo allí estampado y escrito. En cambio , para la parte actora, la misma constituiría una verdadera confesión extrajudicial, en los términos del art. 423 del cod. Proc. . C2, Civil y Com. La Plata, 30/10/89. ED 139-200.-

“…Frente al derecho del paciente a ser informado y a acceder a la historia clínica, surge como contrapartida la obligación del médico de llevar un correcto registro del tratamiento…” CNCiv. Sala D, 12/5/92, S.J.E. c. ENTEL. ED 14/10/92.-

“…Constituye una presunción en contra del profesional la inexistencia de historia clínica o la existencia de irregularidades en a misma. En el caso, aquella no consigna el diagnóstico, habiéndose dejado constancia de que el estudio arteriográfico no muestra malformaciones, lo que fue contradicho por el propio facultativo al declarar que aquél revelaba trombosis. Cciv. Y com. Junin: “González Julían C. Centro Médico Chacabuco”. 15/12/94, Zeus, Boletín del 9/8/95.-

CONCLUSIONES:

a) Propongo como reglas de interpretación de la historia clínica; las siguientes:

  1. La HC que estuviere mal llevada, o conteniendo anotaciones falsas, o que no se condicen con la realidad de lo acontecido en el paciente; debe ser interpretada como prueba presuncional, iuris tantum, en contra del profesional médico.
  2. La HC que estuviere llevada en debida forma, y contuviere elementos que determinen el incumplimiento de alguna regla de la lex artis; debe ser interpretada como el reconocimiento de la negligencia profesional; justificable, únicamente por causas de fuerza mayor, o de terceros por quién no debe responder –caso de dependientes de hospitales públicos, carentes de los medios requeridos- , para lo cual deberá estarse análisis del caso concreto sometido a decisión.-
  3. La HC que estuviere llevada en debida forma, no fuere contradicha por otros medios probatorios, y que evidencie el cumplimiento de las reglas previstas por la lex artis, exculpará al profesional médico del evento dañoso.
  4. En caso de no llevarse HC, haberse “extraviado” la misma, o no ser factible su ubicación; deberá interpretarse como presunción en contra, iruis tantum, de la responsabilidad del médico.-

b) Propongo como norma a legislarse :

Debe reglamentarse por ley, el contenido que debe llevar la historia clínica del paciente, siendo obligatoria la firma del paciente o sus deudos, en la misma, debiendo entregarse una copia de ella, firmada por el profesional médico al paciente o sus familiares directos, al concluir el acto médico, internación, o intervención quirúrgica; etc..

A estos fines deberán fijarse detalladamente los elementos y datos que debe contener la historia clínica, con la mayor precisión posible; de suerte tal que el paciente conozca en profundidad su dolencia, y el tratamiento aplicado; y el profesional médico quede a cubierto de eventuales reclamos indemnizatorios, acreditando su obrar probo, ajustado a las normas médicas indicadas para el caso concreto.

5) Problemática actual de la responabiliad civil del médico en el actual contexto socio-económico.-

El profesional de la medicina, que, generalmente, atiende con carencia de medios, o con deficiente provisión de los elementos técnicos específicos, principalmente en Hospitales Públicos; o con estudios restringidos por las obras sociales particulares, conllevan a una atención del paciente por debajo de la mínima exigible, lo cual, a la postre, es generadora de la mala práctica médica.

Podríamos agotar páginas enteras transcribiendo fallos en los cuales los médicos han sido condenados por la no aplicación de las prótesis correctas, no haber exigido los estudios, y seguimientos complementarios a las intervenciones quirúrgicas, etc.; de allí el incremento de acciones por mala praxis en su contra.

En honor a la verdad la circunstancia fáctica expuesta, debe ser correctamente enfocada en el actual contexto socio-económico.

Este es el nuevo dilema que va a tener que encarar la ciencia jurídica, respecto a como resolver la responsabilidad civil del médico, que ejerce su actividad específica en medio de una crisis terminal del sector; principalmente, el relativo a la salud pública.

¿Como debe actuar el médico de un hospital Público, que al atender una fractura se le provee de una radiografía de baja resolución, o no se le proveen las prótesis adecuadas, y tiene el paciente en la mesa de operaciones con una fractura expuesta?. ¿Debe dejarlo en esas condiciones, librado a su suerte por temor a ser demandado?; o ¿ debe intentar de la manera más diligente posible, cumplir su actividad específica, arriesgándose a ser demandado por negligencia médica?.

El avance tecnológico en la ciencia médica hace sentir, cada vez con mayor dolor para la sociedad, la insensibilidad de nuestros gobernantes hacia las clases más necesitadas . El estado de los Hospitales Públicos son prueba elocuente de ello.

Todas estas cuestiones , que no surgían con nitidez hace años, o , mejor dicho, con la entidad que hoy se exhiben; nos convocan, sobre todo a quienes venimos estudiando el tema en análisis, siguiendo los caminos abiertos por quienes incursionaron en él sentando las bases doctrinarias que hoy son utilizadas por nuestros tribunales, a colaborar con el pensamiento de la ciencia jurídica para intentar la obtención de un resultado justo, en el actual contexto socio-económico.

Ambas ciencias, la jurídica y la médica, han avanzado a pasos agigantados. La primera exigiendo cada vez más diligencia al galeno; y la segunda incrementando los medios técnicos para el arte de curar.

Lo real es que la situación económica del País ha generado que los profesionales médicos, en general, en nuestros hospitales públicos, no puedan valerse de ellas; debiendo recurrir a los medios a su alcance. Esta es una realidad incuestionable de nuestros días.

El actual enfrentamiento, entre médicos y abogados, principalmente en ciudades pequeñas, como las del Nordeste, ha llegado a límites no tolerables por la sociedad. Prueba de ello son las numerosas publicaciones periodísticas exponiendo sobre la “industria del Juicio por mala praxis”, y su incremento desmesurado ; exponiéndonos como los creadores de ellas. La realidad es que el incremento de las negligencias médicas deviene, precisamente, por las deficientes condiciones de prestación del servicio hospitalario.

Tal vez por sufrir en carne propia las consecuencias de llevar adelante los reclamos por negligencias médicas en este medio, me inclinan por insertar el tema en el campo del pensamiento jurídico actual, como fuente de discusión y análisis para la obtención de un criterio justo y equitativo.

Con frecuencia me pregunto ¿como exigir el máximo de diligencia profesional al médico, y al mismo tiempo posibilitarle las herramientas jurídicas necesarias para resistir un ataque infundado por eventuales acciones judiciales por mala praxis?.

Como profesionales del derecho, debemos exigir al médico máximo de “diligencia” en su obrar específico; pero también estamos obligados a trasmitir, difundir, enseñar, etc., los recaudos que el galeno debe tomar en el arte de curar, para cubrir sus espaldas ante eventuales reclamos judiciales; posibilitándole ejercer su profesión con tranquilidad y armoniosamente.

Ocurre que, difícilmente los jefes de Hospitales Públicos, por su estrecha vinculación con el poder político, reconozcan las falencias y deficiencias hospitalarias en las cual los médicos deben ejercer su actividad . Difícilmente permitan que el Jefe de traumatología, o el residente, por ej., dejen constancia en la historia clínica del paciente, que se requirió una prótesis específica, o un estudio complementario, y no le fue provisto por falta de “medios económicos”; obligándoselos a atender, en la emergencia, sin los elementos técnicos necesarios.

Obviamente, sería totalmente distinta la posición jurídica del médico que tomara el recaudo de dejar constancia en la historia clínica, los medios o elementos requeridos para su obrar, su falta de provisión por el hospital público, informando adecuadamente al paciente de tal situación, y la exigencia por parte de los directivos del centro asistencial para llevar a cabo su actividad en esas condiciones.

Entiendo que la ciencia jurídica, difícilmente vaya a condenar a un profesional que se vió obligado a actuar, en una condición de emergencia, en tales condiciones. Lamentablemente ello no acontece. No se instruye legalmente a los profesionales de la medicina de los recaudos que deben tomar. Normalmente se inserta en la historia clínica, en el mejor de los casos, la lesión sufrida y el tratamiento dispuesto por el profesional médico.

De allí que no podrá eximir, el médico, su responsabilidad ante la eventual mala praxis.

En lo personal, me costo muchos años que algunos sectores de los hospitales públicos de la zona, vayan comprendiendo que no se debe ocultar la realidad, y se deben hacer públicas las deficiencias en las que están obligados a prestar servicios.

Debemos –médicos y abogados, exigir cada vez con mayor fuerza al gobierno de turno, el aporte de lo medios económicos correspondientes, que posibiliten una atención médica diligente .

Ocultando la realidad, como se hace, no habrán de disminuir los reclamos por negligencias médicas. Todo lo contrario.

Tal vez podríamos colaborar, llevando tranquilidad a los profesionales de la medicina, intentando suavizar las heridas que se provocan como consecuencia de las acciones por mala praxis; con la difusión pública de las previsiones legales que deben tomar a la hora de ejercer su profesión, y aunar criterios para exigir mayor aporte presupuestario para los hospitales públicos. –

Sabemos, quienes hemos incursionado en el campo de las responsabilidad civil de los médicos, que somos resistidos por un sector importante de ellos, máxime cuando ejercemos en localidades relativamente pequeñas; pero estando en juego, precisamente, la vida humana, la actitud asumida, está plenamente justificada.

Concluyo con palabras del maestro, amigo, y progenitor jurídico del suscripto , Dr. Jorge Moset Iturraspe. “…Es difícil cruzar lanzas, y que alguien no resulte herido…” .-

CONCLUSIONES DE LA PONENCIA:

  1. Propongo como reglas de interpretación de la historia clínica; las siguientes:
  1. La HC que estuviere mal llevada, o conteniendo anotaciones falsas, o que no se condicen con la realidad de lo acontecido en el paciente; debe interpretarse como prueba presuncional, iuris tantum, en contra del profesional médico.
  2. La HC que estuviere llevada en debida forma, y contuviere elementos que determinen el incumplimiento de alguna regla de la lex artis, debe interpretarse como reconocimiento de la negligencia profesional; justificable, únicamente por causas de fuerza mayor, o de terceros por quién no debe responder –caso de dependientes de hospitales públicos- , para lo cual deberá estarse análisis del caso concreto sometido a decisión.-
  3. La HC que estuviere llevada en debida forma, no fuere contradicha por otros medios probatorios, y que evidencie el cumplimiento de las reglas previstas por la lex artis, debe interpretarse exculpando al profesional médico del evento dañoso.
  4. En caso se no llevarse HC, haberse “extraviado” la misma, o no ser factible su ubicación; debe interpretarse como presunción en contra, iruis tantum, de la responsabilidad del médico.-

b) Propongo como norma a legislarse :

Debe reglamentarse por ley, el contenido que debe llevar la historia clínica del paciente, siendo obligatoria la firma del paciente o sus deudos, en la misma, debiendo entregarse una copia de ella, firmada por el profesional médico al paciente o sus familiares directos, al concluir el acto médico, internación, o intervención quirúrgica; etc..

A estos fines deberán fijarse detalladamente los elementos y datos que debe contener la historia clínica, con la mayor precisión posible; de suerte tal que el paciente conozca en profundidad su dolencia, y el tratamiento aplicado; y el profesional médico quede a cubierto de eventuales reclamos indemnizatorios, acreditando su obrar probo, ajustado a las normas médicas indicadas para el caso concreto.

PONENCIA PARA LAS I JORNADAS INTERPROVINCIALES DE RESPONSABILIDAD CIVIL DEL MEDICO.

Homenaje al Dr. JORGE MOSET ITURRASPE.-

.

Dr. Ricardo Ariel González Zund.-

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.