Logo

Our Posts

SALUD PUBLICA Y MALA PRAXIS.-

He leído con detenimiento y preocupación la publicación de Diario Norte, del día 08 de Abril de 2001, en la cual se comentaba la entrevista mantenida con el Sr. Ministro de Salud Pública de la provincia; sobre la cual formulo algunas reflexiones a fin de encuadrar correctamente el tema de la “mala práxis” en los Hospitales públicos, y la llamada industria del juicio. Desde el año 1993 vengo tratando el tema de la “mala praxis”, por medio de publicaciones en Diario Norte, (13-5-93; 14-7-94; 19-2-96; 18-3-99; 9-1-00; 22-9-00; 8-5-00; 16-10-00: 10-12-00: ), con la finalidad de aportar algunas ideas, y contribuir a una mejor calidad de la atención médico-profesional, y, eventualmente, intentar una reducción de las consecuencias indemnizatorias para el erario provincial, y para el cuerpo médico de los Hospitales públicos.

Desde hace años la doctrina y jurisprudencia, avanza y profundiza el estudio de la responsabilidad profesional del médico, y sus consecuencias indemnizatorias. A partir de un fallo, de reciente data, dictado por la Sala de la Cámara de Apelaciones de la Capital Federal, integrada por el Dr. Bueres, (uno de los juristas que con más estudio y dedicación se entregó al análisis jurídico de esta cuestión), los dictámenes judiciales vienen siguiendo la interpretación que dicho jurista hizo para fundar la existencia de la responsabilidad civil de los médicos. No es el ámbito apropiado para debatir sobre esta cuestión tan delicada, pero considero prudente formular algunas consideraciones, con respecto a la interpretación, parcializada e infundada, a mi criterio, que el Sr. Ministro ha hecho respecto al aumento de los juicios por “mala praxis” entablados contra los hospitales públicos. Con el respeto que me merece el Sr. Ministro, entiendo que es poco afortunada la terminología empleada, y constituye un error de gran envergadura cargar sobre las espaldas de quienes ejercemos la abogacía, la responsabilidad por los reclamos indemnizatorios derivados de presuntas negligencias médicas. En última instancia será la justicia la que decida si existió o no mala praxis, para lo cual el profesional médico y los hospitales Públicos tendrán a su alcance todos los medios probatorios para intentar acreditar la diligencia profesional, e inexistencia de mala praxis. Desde esta óptica no debería preocupar el incremento de causas por mala praxis, porque, de no encontrar andamiaje fáctico, seguramente las acciones serán rechazadas.

Revisando algunos antecedentes de este tema, encuentro un artículo publicado el día 17 de Abril de 1999, en DIARIO NORTE, precisamente, un reportaje al Ministro de Salud Pública, Dr. Jorge Romero, y un artículo de mi autoría denominado “la mala praxis y la industria del Juicio”, en la misma página. Ambos venían a colación de anteriores publicaciones del suscripto, en las cuales hacía notar que el incremento de casos de mala praxis se debían, en su mayoría, a las deficientes condiciones hospitalarias en la que los profesionales médicos debían desempeñar su oficio. Recordaran los lectores de Diario Norte, que en aquella época, el servicio de Tocogincecología del Hospital Perrando, salió públicamente (artículo publicado por DIARIO NORTE) , a reclamar por las pésimas condiciones de higiene y seguridad , falta de camas suficientes, etc., que llevaban, y llevan, indefectiblemente a cometerse negligencias médicas, que, a la postre, se traducen en demandas indemnizatorias por mala práxis.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.